COMUNIDAD NEP banner

Aquelarre feminista

Géneros 29 de mayo de 2019 Por
Se presentó ayer por octava vez el proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo. Durante todo el día se realizaron actividades en la puerta del Congreso de la Nación al grito de "será ley", donde el futuro aparece como posibilidad de todo eso que deseamos pero también como certeza porque no vamos a dejar de insistir hasta que sea una realidad.
WhatsApp Image 2019-05-29 at 1.40.03 AM

Por Lila Magrotti Messa

Sobre todo habitamos la diversidad: chetas, villeras, diosas, hippies, intelectuales, blancas, negras, marrones, rubias, lacias, rulos de todos los tamaños, vino en mano o mate, veganas y paty con mayonesa chorreando, pibitas, adultas, brujas, científicas, ortivas, sonrisas, uñas esculpidas, pelos de colores, bebitas, cerveza en lata, pines, bombos,  gliter, calcomanías, remeras, humo, sikus, banderas, imanes, carteles en cartulinas, en cartones, en las caras, en las espaldas, en las manos alzadas, libros, miles de libros, galletitas de banana. El Congreso se llenó de todo eso que necesitamos vivir, lo ambiguo, lo que insiste, lo que desea, lo que no calla, lo que se encuentra porque cree que otros posibles no sólo son necesarios sino que son irrefrenables.

Entré a la plaza con preguntas, con entrevistas posibles en la cabeza, con la idea de unir conceptos para reflexionar en una charla, pero lo mejor de las realidades que tienen que ver con los encuentros es que siempre superan de maneras mágicas todo eso que la bocha puede imaginar. Una de las primeras banderas que me recibe es de un centro de estudiantes, la abrigan pibitas que debaten mientras avanzan. Mis preguntas más urgentes giraban en torno a ¿cómo se vive ahora que una mujer de 19 años se va a presentar a elecciones legislativas? ¿cómo pasa eso por el cuerpo de una adolescente que esta en la plaza hoy? ¿cómo impacta esa candidatura, qué posibilidades de pensarnos a futuro crea?

Llego hasta ellas y les pregunto por la presidenta del centro de estudiantes, se miran y ponen mueca de derrota. No es una piba, y no está acá hoy, esta quien perdió las elecciones por 7 votos. De pronto se fue conformado una ronda para contarme lo que pasó y cómo, sin dar muchas vueltas ya estábamos debatieando sobre la forma en que se hizo la campaña dentro del colegio, la plataforma de propuestas que "ganó por ofrecer un torneo de Fortnite pero nada más", dice Lola mientras no suelta la caña que sostiene la bandera del centro.

El debate se espesa y cada vez somos más, se respetan los turnos para hablar y no dejan de saltar temas y detalles sobre cómo se vivió la búsqueda de democracia en la escuela, emergen preguntas y reflexiones en torno a la representación, "lo que me preocupa es que somos menos de mil estudiantes y no pudimos defender nuestro derecho a comunicarnos, a pensar en conjunto, a participar críticamente de una elección, no supimos cómo informar a quienes no entendían lo que buscamos, a que pese menos el prejuicio que lo que tenemos para decir, y si eso pasa en una escuela imaginate en la sociedad" agrega Lola con una claridad y una firmeza que no dejan lugar a dudas, estamos formándonos para dirimir lo importante. 

WhatsApp Image 2019-05-29 at 1.40.05 AM (1)
Agustina suma que lo peor "fue perder ante una propuesta tan tonta como la de ese torneo, tan poco profunda". Entonces abrimos las palabras en relación a los retrocesos que cada avance supone, que es complejo adoptar una identidad hoy en día donde las pibas nos salimos de todos esos roles que esperaban, cuando ya no somos sólo esa que muere por un beso del más lindo de la escuela (si es que alguna vez lo fuimos), cuando nos juntamos a debatir cuestiones políticas además de salir a bailar y maquillarnos, cuando no decimos a todo que sí, cuando ya no nos reímos por compromiso, cuando aprendimos a plantarnos, a dejar en claro que no todo nos cierra y que no vamos a meter la panza para subir el cierre de este jean que no aguantamos más pero que nos queda divino. Éste es un nudo más del debate que se abre, y qué quizá interpela en profundidad a quienes cumplen roles en espacios donde conviven y se forman las adolescencias, cómo acompañar, escuchar y dialogar con esas identidades que se sienten atacadas ante estas ideas, ante esta juventud potencia que se pregunta por la genealogía de las cosas, por lo democrático, esta juventud que se presenta a elecciones, que lucha por estar en el padrón, que activa día a día en las aulas, en las calles, en las redes, en los vínculos. Cómo acompañar responsablemnete estos movimientos, esta marea tan particular.

"Además ese juego tiene cuestiones que hay que debatirlas, las mujeres siempre tienen poca ropa y tenés jugar a matar" dice Mica, mientras una amiga de su curso relata el horror que le da ver que desde muy temprano se disponen armas para jugar, que parece un chiste pero que no lo es, que le hace mal ver a un nene de tres años con una pistola haciendo que las cosas a su paso mueren y eso debe ser visto como un triunfo, dar gracia y hasta resultar normal. "Cada vez que hablamos en el curso nos hacen burlas, ruidos, nos tratan de locas e histéricas, es muy feo pero sobre todo porque es mentira, nos detestan sin conocer qué es lo que queremos decir, qué pensamos. En nuestra lista había una estudiante de primero y nos decían que eso es cualquiera que una piba de 12 o 13 no tiene nada que hacer en el centro", dice Lola y reconoce que el adultocentrismo también se aplica entre pares y que detesta eso porque "las pibas de primer año son mucho mejor que nosotras, no sabés, nos pasan el trapo, es hermoso verlas debatir".

WhatsApp Image 2019-05-29 at 1.40.05 AM (2)
La ronda nos reunió un largo rato, perdimos la cuenta del tiempo pero no de todo lo demás. "Me pone triste lo que pasó en la escuela" dice Lola como para que podamos cerrar la charla y ellas desconcentren, respondo que "lo importante es que ellas existen y que están ahí, intervieniedo, militando, siendo otra posibilidad aunque no sea la triunfadora", nos abrazamos como si fuésemos viejas amigas aunque la edad nos separe tanto, la calle nos hermana. Se van con su bandera y con sus miles de colores. Yo me pierdo entre las paredes habitadas que dejamos después de cada movilización, en ese bosque que fabricamos entre el cemento y la rapidez de la ciudad, esas zonas donde podemos gritar, las imprentas del pueblo.

WhatsApp Image 2019-05-29 at 1.40.06 AM (1)
Si algo vuelve a quedar en claro, en este mayo que ya acaba, es que el feminismo bajó del cielo todas esas concepciones elitistas en torno a la participación, a la posibilidad de tener ideas y expresarlas, a tener inquietudes y propuestas. Acá estamos haciendo palanca de nuevo, expandiendo la definición de lo democrático, recuperando la historia, escribiéndola de otras maneras, llenando de sentidos las palabras. Posibilitando, en un contexto que parece querer destruirlo todo, una apuesta por las leyes, por las justicias sociales, por la información, por la salud, por la interrupción legal, segura, gratuita, voluntaria del embarazo, por anticonceptivos, por educación sexual integral, por los deseos, por las libertades colectivas, múltiples, posibles.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar