44_Banner-Vacunacioìn_728x90-px

Este "Pepín" empieza con "CE", no con "PE"

Especiales 21 de mayo de 2021 Por Pablo Carabelli
"Se debería usar otra palabra que empieza con 'C' y termina con 'N', pero tomemos un sinónimo más elegante: COBARDE" propone Pablo Carabelli, el autor de nota sobre Rodríguez Simón, el principal operador en las sombras de las persecuciones fomentadas desde la Casa Rosada, la Quinta de Olivos y la quinta Los Abrojos, entre fines de 2015 y fines de 2019.
pepin-rodriguez-asilo-1174110

¿A quién le puede sorprender que Fabián Rodríguez Simón, alias “Pepín”, se haya fugado al Uruguay? Sólo a quien no conociera la íntima condición de la cúpula del macrismo: un hato de mentirosos, cínicos y c…obardes.

Rodríguez Simón, según los entendidos en las dinámicas subterráneas del Poder Judicial argentino, era el principal operador “en las sombras” de las persecuciones fomentadas desde la Casa Rosada, la Quinta de Olivos y la quinta “Los Abrojos”, entre fines de 2015 y fines de 2019; en esos años fulguraba como un polo de atracción, que conseguía reuniones con el presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzun, entre otras autoridades judiciales, aunque no tuviera cargo alguno en el Gobierno de entonces. Amigas tan valoradas por la “gente de bien”, como Elisa Carrió y Mariana Zuvic, le agregaban encanto al operador “todo terreno”: como un trío que se notaba muy feliz en cámara fueron capaces de hacer público un eslogan que ahora suena paradójico: “Chau Privilegios”.

Lo escuché hablando con el periodista Carlos Pagni, intentando defender su postura de pedir refugio o asilo político al Gobierno uruguayo: daba pena, “Pepín”. No sé si sería por el momento de tensión, ante la inminencia de la fecha en la que fue citado a declaración indagatoria por la Jueza federal María Romilda Servini de Cubría (17 de junio de 2021), pero más que explicarse, Rodríguez Simón balbuceaba con menos consistencia que su jefe político, cuando sólo atinó a responderle “Ésa te la debo” a un joven y corajudo periodista (ese cronista que le escribe a su amado Beruti, pero también fue capaz de levantar la voz por una trabajadora no docente, víctima mortal de los atropellos cambiemitas al pueblo más humilde, una más entre tantas).

Si hasta Miguel Ángel Pichetto salió a decir que “Pepín” Rodríguez Simón no califica para “perseguido político”, cobra dimensión la miseria existencial de tipos que cuando están a la sombra de un Poder mafioso son capaces de amenazar con la cárcel a Dios y María Santísima, pero que a la vuelta de la esquina, cuando simplemente deben ejercer su derecho a la defensa presentándose a declaración indagatoria, no pueden hacer otra cosa que chillar: “¡Me persiguen, me persiguen!” desde un hotel de lujo (sabiendo que no lo cita un Bonadío o un Ercolini, y que la nefasta “Doctrina Irurzun”, usada para detener a ex funcionarios por su “poder residual”, afortunadamente no corre más en nuestro país). 

Quedáte tranquilo, “Pepín”, que ya no hay más un Rodríguez Simón persiguiendo a opositores en la República Argentina. Si no fueras tan c…obarde y no estuvieras sucio hasta la médula ósea, hubieras venido de “motu proprio” a declarar, y no habrías obligado a una Jueza a mandar la Interpol a buscarte… ¿Por qué no tenés ni una milmillonésima parte de la dignidad que demostró Héctor Timerman, quien resignó el tratamiento contra el cáncer que lo consumía, para volver desde Estados Unidos a prestar declaración indagatoria ante Bonadío? 

Qué lástima, “Pepín”, tanta guita acumulada para terminar así, dando vergüenza ajena en un intento de explicarle tanto “chanchullo” a un periodista amigo. Volvé y describí claramente a qué te dedicaste entre 2016 y 2019, si es que algo de lo que hiciste se puede transparentar…

Cuídenlo a “Pepín”, por favor. Se rumorea que está averiguando las condiciones para convertirse en “arrepentido”. Si eso fuera cierto su futuro estaría amenazado, pero no precisamente por la Jueza Servini de Cubría. 

Te puede interesar

Suscribite a nuestro Newsletter