16-10-2020_cuidarte_es_cuidarnos_728x90 (1)

Sira y las formas de la memoria

Derechos Humanos 11 de noviembre de 2020 Por NEP Cooperativo
A 42 años del secuestro y desaparición de los trenquelauquenses Ricardo Frank, Yoyi Martínez y Titín Mirabelli, la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen promovió la repintada de los pañuelos en la Plaza de la Memoria.
lidia2

Hay un pañuelo sin bordes en la Plaza de la Memoria. Lo pinta Sira, que tiene dos años y tres personas alrededor preocupadas por el blanco que avanza sobre las afueras de la historia. El martes se pone rojo a espaldas de la niña y enciende cosas. Sira pinta, hace equilibrio sobre el mundo con sus piernas en cuclillas y cada pincelada aviva el fuego de la hoguera que baila allá al oeste. Sira pinta pañuelos y rompe con sus dedos la rigidez del dibujo, una presencia en las baldosas, un juego sin contorno, una memoria que también puede andar en bicicleta.

A Lidia Frank se le aflojan los ojos curtidos y cuenta quién es Sira desde una laguna con árboles y nombres en la orilla. Mira la larga sombra del pino que abraza a su mamá, sonríe al ver a la niña que enciende cosas desde la tierra y saca una locomotora de su boca cuando nombra a Ricardo. “Sira es mi sobrina nieta, hoy somos cuatro generaciones en la plaza… mi mamá, yo, mi sobrina y Sira. Es importante recordar, es importante el homenaje y seguir pintando los pañuelos, es importante seguir” dice Lidia a 42 años del secuestro y desaparición de su hermano Ricardo Frank, Yoyi Martínez y Titín Mirabelli.

“A Ricardo lo tengo tan presente todos los días, vivo en el mismo lugar que lo secuestraron, hemos pintado los rostros de los dos en la entrada del edificio y tenemos la baldosa con sus nombres de los Barrios por la Memoria, entro y salgo de mi casa y está ahí” cuenta Lidia, pincel en mano, en un alto en la repintada de pañuelos en la Plaza de la Memoria organizada por la Comisión por los Derechos Humanos.

lidia1

“Hace 20 años que venimos trabajando con la Comisión, con las marchas primero, se pusieron los pañuelos, se pusieron las esculturas, se puso los nombres de los desaparecidos en las calles de la ciudad, están en el Hospital, en el Colegio Nacional donde fue mi hermano y el laboratorio lleva su nombre. Hacemos actividades para seguir trayéndolos y dejarlos en la memoria de una ciudad que en un principio desconoció lo que estaba pasando” repasa Lidia y advierte: “me parece que me llama mi mamá”.

Se acerca hasta el banco sombreado de pino y le extiende su mano. “Vení que Diego nos quiere sacar una foto”. Las Lidias caminan del brazo unos pasos hacia el centro de la memoria. Qué linda está la plaza se escucha. Sira tiene ahora la nariz toda blanca. Dibujan una pequeña ronda. ¿Así estamos bien?.  Mirando para acá mamá, así salimos con la bandera de los 30 mil.

lidia

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar