16-10-2020_cuidarte_es_cuidarnos_728x90 (1)

RAÚL FORTEIS: “Sino jugaba Mota Blandi entrábamos con dos menos” 

Especiales 28 de septiembre de 2020 Por Federico Tártara
Debutó en GIAT de Beruti, y con tan solo 15 años fue parte de uno de los mejores equipos del fabriquero. Luego jugó en Estudiantes, Chacarita y se marchó al San Antonio Thunder de Estados Unidos (1975) y anduvo por los equipos salvadoreños Antel (1975/1978) y Alianza FC (1978/1980). Desde La Plata, un diálogo imperdible: el campeonato del ´64, el goleador fabriquero Mota Blandi, y sus inicios en el equipo pincha. 

Por Federico Tártara 


El padre de Raúl y Luis María Forteis trabajaba en el sector de carpintería de GIAT y BAT, junto con Enrique “Quique” Sardi y Chiche Charette. El día que el fabriquero salió campeón no fue a Trenque Lauquen. Sí, en la soledad de su patio, le dio un terrible beso a la radio cuando el árbitro pitó el final. A Luis, siempre le costaba ir a la cancha, lo sufría de sobremanera, y hasta llegaba a organizar días de campo, los domingos, para no tener que pensar en el fútbol. De todas maneras la fantasía no funcionaba, y terminaba pensando en color azul.  


Sus hijos, fueron una pieza fundamental de aquel equipo, que dirigió Oscar Coronel, y los dos -un puñado de meses más tarde- fueron a probarse a Estudiantes de La Plata, ya que en aquella recordada final había emisarios del club pincha. Con 72 años cumplidos al inicio de la cuarentena, habla con Diario Nep, vía telefónica y desde la ciudad de La Plata.“Mi pasión siempre fue el fútbol. Le dí mi vida”, dice a poco de arrancar la nota, y para marcar una línea de pensamiento, y reconocimiento.  


Raúl, se crió a media cuadra de la cancha de La Luisa, que abarcaba por esos años la manzana de las calles Mitre, Rodriguez Peña, Solari y Juan José Paso, hasta que en el año 2010 se hicieron las viviendas del Plan Federal II. Pasó su infancia tiro a tiro entre maceta y maceta, con su hermano Luis María, y bajo la atenta mirada de mamá Haydée. “Yo jugaba en la cancha de La Luisa, porque vivía a media cuadra. Llegaba del colegio, almorzaba y hacía las tareas. Y luego, nosotros éramos de familia humilde, cuidabamos la ropa. No era como ahora que tenes zapatillas para hacer deporte. Eran tiempos difíciles. El padre y la madre se sacrificaban mucho para darle mejor a su hijo, pero siempre dentro de una precariedad”.

IMG_3459
Rául Forteis, tirando tremenda volea.
 


El primer punto de inflexión fue doble: su debut en el fabriquero, y ahí nomás, su primer título. “Cuando GIAT salió campeón en el ´64, yo tenía 15 años. No podía dimensionar lo que me estaba pasando. Fue algo que llegó de un momento a otro, muy emotivo y muy fuerte. Ví gente muy mayor... llorando de alegría”, le cuenta Raúl Forteis a Diario Nep.  


El fabriquero llegó a ese partido un punto abajo, pero muy confiado. Argentino tenía ya loteada la cancha y sería el último partido que disputaba en ese terreno, tan simbólico. El decano hacía más de dos años que no perdía de local. Arrancó ganando el equipo de Trenque Lauquen, pero GIAT empató y anotó dos goles más, hasta que pudieron descontar en un descuido que, de todas maneras, no alcanzó y desde la hinchada visitante pudieron pelar la bandera que habían hecho durante la semana y que tenía una inscripción de lo más hermosa: “GIAT campeón”. Por supuesto, en un lugar de la tela la enigmática estrella azul. 


Antes, de todas esas imágenes que guarda en su retina, hubo un hecho que los marcó de sobremanera, y que le sirvió al plantel para entender dónde estaban parados, cuando faltaban un poco de minutos para la gran final contra Argentino de Trenque Lauquen. “En un momento Ronay nos reunió en el club, y habló...nosotros le prestamos mucha atención por lo que significaba: gerente de la fábrica y uno de los personajes de Beruti; Ronay, Donato Pinto, los Pedini, era gente que te inspiraba mucho respeto. Y después habló Oscar Coronel, nuestro DT, para darnos estímulo, y se emocionó tanto, tanto que se largó a llorar...era tanto lo que él quería a GIAT, y la responsabilidad que él tenía de haber llevado al club a la final por primera vez”, recuerda Forteis.  

Oscar Coronel (DT), junto a Juan Villanueva y Luis "Mota" Blandi

Oscar Coronel (DT), junto a los jugadores fabriqueros Juan Villanueva y Luis Victorio "Mota" Blandi.

El campeonato para el equipo de Beruti significó el primer título desde su fundación en Marzo de 1945. “GIAT CAMPEÖN”, tituló en tapa el Diario “La Opinión”, sumando una bajada para la historia: “Beruti ha vivido una jornada de inenarrable júbilo. Con delirio fue celebrada la brillante conquista”. Debajo la foto del plantel titular del fabriquero y, al costado, una de la vuelta olímpica donde se puede ver la falta de alambrado olímpico, y la cercanía de la hinchada. Sobre ese partido, Forteis, la cuenta sin vueltas: “El partido lo tengo bien, bien presenté. Fue un partido que lo vi de cerca, ya que considero que no aporté nada. La situación me superó con 15 años”.   


En ese día en que GIAT finalmente terminó ganando por 3 a 2 hubo representantes de Estudiantes de La Plata mirando jugadores para contratar. Los más buscados eran Roberto Larrubia y, Olmos, un centrodelantero que tenía argentino que era goleador y joven. “Al otro día del campeonato, fueron directivos de Estudiantes a casa, y luego hablaron con dirigentes del club. Uno de los directivos del club era Perico Saracho. El con papá, después, nos acompañaron a La Plata. No sabes lo que fue eso, era como que habíamos llegado a Las Vegas”.  


"MOTA TUVO SU AMOR POR GIAT, Y LO DIO TODO"

WhatsApp Image 2020-09-26 at 19.39.22
Luis "Mota" Blandi en el "Adhemar Berengan".

“Yo me acuerdo que si Mota tenía una gripe durante la semana estábamos todos llorando, porque sino jugaba Mota entrabamos con dos jugadores menos. No exagero, era así. A Mota le pegaban mucho también, lo golpean en la cancha. Ël no faltaba nunca a los partidos. Pero por ahí alguien decía: “che se engripó Mota”... era una tragedia”, y remata con una carcajada, Forteis, para hablar del máximo artillero de la historia de GIAT de Beruti, con 89 tantos vistiendo la casaca azul. 

Los goles de Luis “Mota” Blandi en partidos oficiales del año 1959 en adelante son posibles de rastrearlos gracias a la tarea minuciosa del investigador y periodista Pedro Mestre, del portal web Deporte Lauquen, que ha realizado una tarea importantísima -y para la historia- ordenando las estadísticas de la Liga Trenquelauquense de Fútbol.  


“Él tenía muy buena pegada con la pierna derecha, y bastante buena pegada con la izquierda. Dentro del área siempre estaba ubicado, tenía esa visión de lo que podía llegar a pasar y estaba en el lugar justo. Eso era lo que tenía Mota, y por eso hizo tantos goles. Tenía buen físico. No podrías ganarle mediante un forcejeo. Cabeceaba muy bien, y estaba siempre atento. Era un jugador muy destacado para la liga de Trenque Lauquen. Mota tuvo su amor por GIAT, y lo dio todo. No es injusto colocarlo como que fue el mejor jugador que tuvo el club, sin lugar a dudas. Y que sea tan buena gente lo hace más grande todavía”, expresa Raúl Forteis, en diálogo con Diario Nep, desde La Plata.   


“FELIZ CUMPLEAÑOS, MAMÁ”

Chacarita-Bayern-Múnich.1971
Raúl Forteis, parado, segundo desde la izquierda, jugando para Chacarita, en la recordada gira por España.

A poco de llegar a La Plata, Raúl fue campeón con la Tercera división de Estudiantes de La Plata, en el año 1965. Aquel equipo aún es muy recordado en la ciudad de las diagonales. “Lo que ellos buscaban era jugadores jóvenes para poder insertarlos en divisiones inferiores. Y darles un seguimiento porque Estudiantes lo hizo muy bien a eso: formación, disciplina. En ese tiempo, vivía en la pensión y hacía el secundario”.  


El proceso de adaptación que tuvo que atravesar fue muy dificil, alejarse del amado Beruti y con tanta juventud, era una prueba de fuego. “Mi cumpleaños es el 18 de Marzo, y ese día, como muchos otros, salí del secundario y me fuí a la pensión para almorzar. Cuando llego me dicen que tenía un telegrama. Imaginate mi conmoción al ver el telegrama. ¿Qué habrá pasado? Pensaba mal. Abro el telegrama, todo tembloroso, y decía: “Feliz cumpleaños, Mamá”. Me había olvidado que era mi cumpleaños, imaginate como estaba emocionalmente. Necesité mucho tiempo para adaptarme”. 

En Primera División defendió la camiseta albirroja en 19 partidos oficiales, entre el 14 de abril de 1968, cuando debutó en el Estadio Jorge Luis Hirschi en un 1-1 ante Boca, y el 13 de diciembre de 1970, también en 57 y 1, en ocasión de una caída 0-1 ante Independiente. Tiempo más tarde, Forteis alcanzaría la gloria compartiendo plantel con los campeones del mundo dirigidos por Osvaldo Zubeldía, y luego, en la exitosa gira de Chacarita Juniors por Europa, donde disputaron históricos partidos frente al Barcelona y al Bayern Munich por la Copa Joan Gamper, en España.

Luego, pasó por San Antonio Thunder de Estados Unidos (1975) y anduvo por los equipos salvadoreños Antel (1975/1978) y Alianza FC (1978/1980), culminando una carrera de 16 años de fútbol del más alto nivel profesional que comenzó en GIAT de Beruti, un club que este año cumplió 75 años y es uno de los más lindos del mundo. 

IMG_3460

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar