COMUNIDAD NEP banner

“Una zona ambientalmente roja”

Información General 23 de agosto de 2020 Por NEP Cooperativo
La agrupación ambientalista GITSA se opone al loteo que se pretende hacer en una chacra perteneciente a una empresa de fumigaciones. Julio Collado había advertido sobre la maniobra y generó un debate público.
unnamed

Tras darse a conocer un proyecto urbanístico que el abogado y ex concejal Julio Collado advirtió que estaba hecho “a medida de dirigente”, la agrupación ambientalista GITSA (Grupo Interdisciplinario de Trabajo para la Salud Ambiental) mostró su preocupación ante un posible avance de la propuesta y una situación que ocurrió en el año 1999.

Aquí, el texto completo del comunicado de GITSA:

En todas partes hay gente desmemoriada, personas capaces de declarar que una advertencia así no se había realizado antes, y que ahora se previene en contra de sus intereses cuando en otro momento, expresan con aparente seguridad: “Nada se dijo ante casos similares”.

Para ponerle coto a tal ignorancia son útiles los archivos, acumulaciones ordenadas de notas, cartas, actuaciones, elaboradas con laboriosidad y minuciosidad. En el archivo de G.I.T.S.A. (Grupo Interdisciplinario de Trabajo para la Salud Ambiental) está la siguiente nota, fechada el 14 de marzo de 1999, y dirigida al por entonces Intendente municipal Doctor Jorge Alberto Barracchia (quien la recibió el 15/03/99):

“Nos dirigimos a Usted con el objeto comunicarle nuestra preocupación sobre la incidencia en el área, que pueda tener la contaminación del suelo y del agua de la ex “Quinta de Simoni”, teniendo en cuenta que ésta, durante años, funcionó como pista de operaciones de un aeroaplicador. Esto implica que en ese lugar durante largo tiempo se lavaron equipos con sustancias tóxicas (muchas de ellas hoy prohibidas) y que seguramente se han acumulado en alguna parte del perfil.

Nuestra atención sobre el tema, tuvo lugar al tener conocimiento de un problema de salud en una nena del Barrio Rucci, que podría ser consecuencia de una exposición a agroquímicos, quedando la duda de cuál sería la fuente de contaminación.                                                                                                        

Asimismo creemos conveniente que se reúna la mayor información posible sobre lugares que sistemáticamente han sido o son receptores de residuos de plaguicidas para que su uso futuro no implique daños o riesgos innecesarios para la población”.

Más de 20 años después la historia se repite. Hay un proyecto de loteo de una chacra aledaña a la ruta nacional N° 5, que alojó durante décadas una empresa de pulverizaciones aéreas, donde a principios de la década de 1990 se podían oler emanaciones de residuos de agrotóxicos que afectaban el bienestar de los vecinos más cercanos, que debieron reclamar ante las autoridades para que la empresa limitara parcialmente dichas emanaciones tan perjudiciales. Es decir que la historia no favorece el futuro uso residencial, porque las familias que allí habiten estarán expuestas a “un riesgo innecesario” (como decíamos en 1999), en un ambiente castigado por la exposición continua a biocidas.

La respuesta del Doctor Barracchia frente al planteo de G.I.T.S.A. fue realizar análisis de agua de pozo (tan sólo dos), que no mostraron residuos detectables de insecticidas (no se rastrearon herbicidas y/o fungicidas). Sin embargo, una especialista de reconocida trayectoria, la Doctora Alicia Ronco, que dirigía el C.I.M.A. (Centro de Investigaciones del Medio Ambiente, dependiente de la U.N.L.P.), nos explicó en ese momento que no era útil la búsqueda de residuos de agrotóxicos en el agua subterránea, sino en los lodos (muestras de suelo, por la adsorción de esas moléculas tóxicas a las partículas de arcilla). También nos aconsejó un estudio de bioindicadores (seres vivos que con su presencia, ausencia o presencia con alteraciones fenotípicas pueden informar acerca de la salud ambiental). El Intendente no accedió a financiar dichos análisis y estudios, así como tampoco los Concejales (enterados por otra nota de la situación) hicieron algo concreto para llegar a una evaluación satisfactoria.

Por eso, en 2020 como en 1999, volvemos a alertar que la chacra que se pretende lotear es, para nosotros (al igual que lo era la “Quinta de Simoni”), una “zona ambientalmente roja”, un lugar inapto para que familias se asienten allí y vivan durante años. Lo que se apruebe en el H.C.D. sin exhaustivas evaluaciones de impacto ambiental, que deberían ser realizadas por especialistas totalmente independientes de los impulsores del proyecto, será objeto de graves dudas y cuestionamientos, cuya verosimilitud sólo podrá descartarse luego de tantas décadas de inexistencia de perjuicios como las que transcurrieron con el uso continuado para tareas ligadas con pulverizaciones de tóxicos. En un caso así, la aplicación del Principio Precautorio (artículo 4° de la Ley General del Ambiente) se “cae de madura”, ya que se refiere a tomar medidas ante la posibilidad de que ocurra un daño grave o irreversible.

Ojalá el Departamento Ejecutivo municipal, que envió el proyecto del loteo, y los Concejales que deberán tratarlo, dimensionen cabalmente los riesgos que conlleva aprobarlo y ejecutarlo, y no antepongan los beneficios económicos que puedan obtenerse a la preservación de la salud de vecinxs que podrían ilusionarse con la aspiración de habitar un territorio problemático, sin contar antes con información suficiente sobre los antecedentes de uso de ese suelo.      

La advertencia de Collado

Julio Collado fue el responsable de poner el tema en la agenda. Días pasados, a través de una nota publicada en sus redes sociales bajo el título “Polémico proyecto urbanístico a medida de dirigente” reveló la intención de realizar un loteo en la chacra de una empresa de fumigaciones y lanzó advertencias al respecto.

Esta es la nota completa que publicó el abogado en su página de Facebook:

La excepción al Código de Zonificación que propone el Intendente Miguel Fernández tiene muchos aspectos cuestionables.

Contra lo que aconseja el planeamiento urbano democrático, el cambio no abarca un sector o una categoría en general sino que favorece a un inmueble en particular.

Su propietario es el Presidente del partido oficialista, socio político del titular del Ejecutivo y pariente de dos Concejales claves en el Deliberante.

Y finalmente hay una cuestión ambiental muy sensible, porque el predio ha estado siendo utilizado por una empresa de pulverizaciones aéreas, sin que se haya verificado que actualmente se encuentra saneado y apto para los nuevos usos propuestos, que incluyen el residencial.

ROMPIENDO ACUERDOS

En materia de urbanismo Trenque Lauquen se ha destacado incluso a nivel nacional, por avances que sólo han podido ser logrados a partir de amplios consensos locales que trascienden los gobiernos de turno.

El antiguo Plan Estratégico, el Código de Zonificación de 2010, el Consejo Asesor sobre Ordenamiento Urbano, el Plan Director de la UNLP en 2011 y otros hitos han contado siempre con participación democrática y transparencia.

Entre los acuerdos transversales, se encuentra el bloqueo a todo proyecto de urbanización cerrada (Counrtrys, Barrios Cerrados, etc). Se prioriza el espacio público como bien común y se piensa que, en ciudades como las nuestras, nadie debe aislarse sino compartir espacio público de calidad.

Otro punto de acuerdo estratégico es la inconveniencia de habilitar nuevos fraccionamientos al Sureste de la Ruta Nacional nº 5 y al Oeste de la Ruta nacional 33. La ciudad debe bajar su densidad demográfica alrededor de esas importantes arterias nacionales, por lo que deben desalentarse los “cruces” cotidianos sobre las mismas. Queda espacio suficiente, si hay demanda real de nuevo suelo con servicios, en los vectores de crecimiento planificados alrededor del núcleo urbano actual .

ORDENANZA A MEDIDA

El proyecto de ordenanza remitido por el Ejecutivo lleva las firmas del Intendente y su Secretario Zambiasio (no firma el Secretario de Gobierno, como es habitual) e ingresó hace pocos días al Deliberante.

Involucra únicamente la Chacra 260 que ocupa la empresa de venta y aplicación de productos agroquímicos de propiedad del actual Presidente de la Unión Cívica Radical local, José Francisco Font.

Font es uno de los principales aliados del Alcalde en el esquema del interior de esa fuerza política, pero cuenta además con dos parientes que son Concejales y desempeñan cargos claves en el Concejo. Nada menos que las presidencias del cuerpo y del bloque oficialista. Todavía no se ha conocido si piensan excusarse de intervenir en el asunto, por un evidente principio de decoro.

Se quiebra de tal modo con uno de los axiomas clásicos de la regulación urbanística, cual es legislar en base a categorías generales y no sacar “ordenanzas” a la carta, por pedido o poder de lobby de algunos especuladores inmobiliarios.

El cambio de zonificación que se propone a partir de la excepción especial al Código de Zonificación vigente desde 2010 cambia radicalmente la calificación del macizo con indicadores urbanísticos que habilitarían su loteo para usos mixtos (residencial incluido), favorece el fraccionamiento en superficies menores y aumenta considerablemente los límites de densidad poblacional.

EL RIESGO AMBIENTAL

Por suerte algún intento se “sacar la ordenanza” en trámite express fracasó y el asunto puede ser considerado con tiempo y prudencia.

Además de los cuestionamientos urbanísticos y morales, hay otro aspecto alarmante: la ausencia de un estudio técnico que certifique que el predio, en donde por décadas se han depositado, fraccionado y trasvasado productos agroquímicos, se encontraría ahora apto para los nuevos usos propuestos.

Recordemos que hay tóxicos que se usaban años atrás que actualmente se han prohibido por su alto poder residual y los riesgos para la salud humana (la lista se actualizó en 2019, es enorme e incluyen clorados que ahora se consideran muy peligrosos, como el DDT).

Dudamos si los protagonistas de este trámite han visualizado los riesgos que implica habilitar los usos propuestos, y los efectos que ello podría ocasionar en el futuro.

PARAR Y RECAPACITAR

Sin que sea necesario su debate en el Deliberante, el Intendente debería reconsiderar el asunto y corregir el error retirando el proyecto remitido.

La historia de otros lugares están llenas de capítulos escandalosos vinculados a las excepciones urbanísticas y su gestión política.

Capítulos que hemos conservado bien lejos de nuestro Trenque Lauquen.

Que así permanezcan.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar