COMUNIDAD NEP banner

Que nos saquen las manos de encima

Comunicación Popular 17 de mayo de 2020 Por NEP Cooperativo
La pandemia destapa tantas ollas como le son posibles, nos encontramos bramando a Ramona, pero con ella gritamos tantos nombres propios como nos son posibles, todas las muertes evitables de la villa, de la calle, de los geriátricos, producto de la lógica de acumulación desigual.
ramona

Por Lila Magrotti Messa

Decir que Larreta es responsable, no nos drena responsabilidad. Si "salimos de esta" pidiendo más gobierno, más mandato, más legislación sobre nuestras vitalidades y nuestras muertes quizá seamos parte del empaste del dilema. De una u otra manera convivimos con modos que le otorgan poder de efectuación y verosimilitud a
toda esta desigualdad asquerosa y nos limitamos a intentar gestionarla. 

A Ramona la mataron, a las Ramonas las matabamos día a día y volvemos a matar a todas las Ramonas posibles si dejamos que nos sigan metiendo miles de manos arriba, acá no se trata de que nos den una mano con su gestión, que al fin se sinceren, se responsabilicen y "hagan las cosas bien", se trata de que nos saquen las manos de encima. 

Nos explotan y no bramamos que nos dejen de explotar, sino que lo hagan con sutileza, con afecto, con claridad, que nos hagan sentir parte de algo, que nos digan que lo "están resolviendo".

Igual hay un costo en todo esto, más peligroso y tenaz porque casi que no tiene rostro, si sacamos todo ese poder de representación de los gobiernos tradicionales, que además es lo que viene pasando, los "estados nacionales" tienen cada vez más deudas y ahora "les cuesta más" recaudar impuestos, si después de esto nos responden que no hay plata para nada entenderemos y tomaremos deudas de otros lados (el bendito sistema financiero) para pagarle al estado. 

Lo que nos queda es la gestión de una deuda enfundada en la ¿paradoja? de cuerpos cada vez más hiperproductivos, hiperexplotados, hiperatrofuados.

El dilema será drenar capacidad de gestión para meterla en cualquier otro lado, hoy el rearme de la acumulación y el crecimiento lo tienen las corporaciones tecnológicas y financieras, la paradoja está en que nos hundimos mientras decimos que nos hundimos y alguien nos da "like" o un misterioso "me importa". 

digital
Hay una asfixia, informar o informarnos mediante un soporte digital ya no da aire a las cosas, incluso es cada vez es más abrumador y, sin embargo, parece ser casi lo único que nos queda.

Pensar la pandemia es pensar miles de cosas, la mierda se profundiza rápido y hoy hay tanta responsabilidad en Larreta como en quienes están detrás de los negocios inmobiliarios ¿quiénes son accionistas? ¿de dónde viene la guita? ¿qué es la Villa 31? ¿El Patio Bullrich? ¿qué es Puerto Madero? ¿Qué pasa si le hacemos preguntas a los mapas, a las arquitecturas, a las nuevas edificaciones? A toda esa guita que se mueve por detrás. 

La riqueza sale de acá en parte, de estas interacciones, los dispositivos que tenemos en la mano o en las mesas de cualquier lugar también son responsables de tantas cosas, como comprar el diario Clarín nos hace igual de responsables ante la historia de papel prensa, como lo es traer a la memoria la noche del apagón en Jujuy y comprarle a Ledesma el azúcar y tres cuadernos para hacer la revolución.

Lo digital no es mundo despegado y etéreo, sin relaciones de poder y de uso libre y democrático, mueve cosas en lo analógico, gobierna, crece, toma decisiones como algoritmo o como corporación que tiene sus acciones en alza, el dilema es no saber de quiénes son los capitales que comandan todo eso que nos esclaviza. Lo que si sabemos es que dependen de nuestros cuerpos.

Hay una asfixia tenaz, porque incluso estas palabras digitales que intentan hilar una mirada crítica ante eso que nos reordena al mismo tiempo le da más fuerza al cómodo almohadón que nos mata.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar

Boletín de noticias