VACUNA_728x90_Vida

Libertades que no liberan

Información General 26 de abril de 2020 Por NEP Cooperativo
Sobre libertarios anticuarentena o ganar guita a costa del prójimo. Una columna de opinión de Pablo Carabelli.
pato

Afortunadamente, algunas palabras no las han llegado a bastardear, porque les tienen tanta alergia que son incapaces de usarlas destruyendo su significado original. Ejemplos: “solidaridad”, “pueblo”, “compañera/o”, “derechos”.
Pero a muchas otras las han destrozado. “Dignidad” cuesta usarla después de Aldo Rico y sus secuaces. “Sostenibilidad” o “sustentable” han perdido todo sentido después de que los agronegocios se apropiaron de ellas (si hasta crearon el neologismo “sustentología”, para terminar de poner la lápida sobre un concepto que podía aportar a nuestro futuro).
Y también, pero desde hace siglos, vienen asesinando la palabra “libertad”. Últimamente, desde una Fundación cuyo nombre exacto ahora no recuerdo, y tampoco tengo ganas de buscar, pero que se autodenomina “Fundación de no sé qué para la Libertad”, reclaman que no haya cuarentenas que puedan afectar los negocios, sus negocios. Entre los argentinos que firman está ese ex PreSCindente que ya no tengo ganas de nombrar (y que no por haber sido PreSCindente de la Nación deja de ser una combinación armoniosa de incapacidad, cinismo e irresponsabilidad, 33% de cada una), está esa ex ministra de Trabajo y de Seguridad (en sucesivas gestiones nefastas para los intereses del pueblo argentino) y, en fin, está toda esa runfla de adoradores de la libertad… de ganar guita a costa del prójimo.
A la par de estos “libertarios” andan circulando por diversas redes sociales otros que, desde un punto de vista más bioquímico, plantean que en realidad el Covid-19 no existe, que lo que en el Instituto Malbrán fotografiaron (microscopio electrónico mediante) no es virus sino “exosoma”. Acá debo confesar (y me “duele” un poco) que no estaba actualizado, porque debí haber tenido en mente qué es un exosoma y no, no lo tenía. Un exosoma es como una “bolsita” (del tamaño de un virus), que nuestras células liberan hacia el ambiente intercelular. Se ha descubierto en los últimos años que las células tumorales también los liberan, de manera que sus exosomas funcionan como estrategia para lograr que células normales del cuerpo se transformen en células irrefrenablemente partícipes de esa suerte de “motín” celular que es el cáncer. He aquí un uso inadecuado de la “libertad” (celular en este caso): una población de células se libera de la opresión del organismo y… se mueren todos (organismo y células “rebeldes”).
No deja de ser tentador establecer paralelismos a partir de este resabio de la selección natural al nivel celular (el único nivel posible cuando todos los seres vivos eran unicelulares), que constituye una explicación paradojal del cáncer: células “exitosas”, ávidas de multiplicarse, terminan muriendo luego de aplastar a las demás, por ser incapaces de respetar las constricciones que les imponen sus vecinas (la “inhibición por contacto” que caracteriza a las células normales, no tumorales, por la cual al tocar con su membrana plasmática las membranas de células vecinas, saben que no deben reproducirse).
¿Estoy sugiriendo que los “libertarios anticuarentena” son equivalentes a células tumorales? ¡No, válgame dios! Estoy queriendo expresar que las personas que ven en el aislamiento social un plan que intenta establecer un “nuevo orden mundial” restrictivo de todas las libertades que nos asistían, aliados paradójicamente en este caso a los que mantienen un statu quo asquerosamente injusto (desde sus mansiones y palacetes), están queriendo “cortarse solos/as”, sin percatarse que todes formamos parte de un tejido (organismo) social sin el cual nuestra existencia es harto dificultosa, por no decir inviable.
Por cómo se vienen aprovechando de la palabra “Libertad”, si nos descuidamos perderemos (por erosión conceptual) un vocablo que es de los más bellos de la lengua castellana. Ojalá lo recuperemos, en todo el esplendor de una vida comunitaria que no tenga el lucro como ideal “libertario”, ligado al éxito individual y la meritocracia.    

Te puede interesar